¿Cuál es la mejor vivienda para cada tipo de comprador?

Para aquellos inversores particulares que estén pensando en entrar en el mercado inmobiliario, quizás no sea descabellado afirmar que nunca antes se habían encontrado en una situación tan favorable como la actual.
Precios y oferta son las dos variables clave, a las que habrá que sumar la financiación, en los casos en los que sea necesaria. Pues bien, en esos tres pilares del mercado las perspectivas que se presentan no pueden ser más positivas: precios a la baja, numerosa oferta disponible donde elegir y el anuncio de la banca de que ha llegado la hora de volver a abrir el grifo del crédito.

Sea cual sea la estadística que se tome en consideración, las casas en España se han depreciado una media de al menos un 30%, aunque hay muchas zonas donde los descuentos superan el 50%. Por este motivo, los potenciales compradores pueden encontrar auténticas oportunidades, como villas de lujo que han bajado su precio uno y hasta dos millones de euros o casas de vacaciones en segunda línea de playa y con buenas calidades a partir de 30.000 euros.
 
Casas de lujo, la Costa del Sol recupera glamour
El lujo no entiende de crisis o al menos eso dicen los expertos, pero lo cierto es que cuando estalló la crisis todas las propiedades tuvieron que ajustar sus precios, incluidas aquellas consideradas de alto standing.
No obstante, aunque el precio es en este tipo de inmuebles la variable esencial que determina si se está ante una buena oportunidad o no, los expertos coinciden en que estas casas suelen competir más por los aspectos que las hacen exclusivas, como son sus equipamientos, servicios, y, en especial, la localización.
La presión de los compradores extranjeros, sobre todo británicos, franceses y, en especial rusos y belgas, está recuperando el glamour de los que fueron destinos tradicionalmente asociados al gran lujo, como Baleares, la Costa Brava, Marbella y algunas localidades de Alicante, como Altea, Javea o Moraira. Por su parte, chinos y latinoamericanos acaudalados se decantan más por los barrios más exclusivos de Madrid o Barcelona, esto es Salamanca, Chamberí,Retiro en la capital y Pedralbes, Sarrià y el Eixample en la ciudad condal.
Comprar para alquilar, el centro ciudad valor seguro
Los  expertos manifiestan que en la actualidad uno de cada cinco compradores de vivienda lo hace para alquilar. Primero porque cada vez hay más ciudadanos dispuestos a ser inquilinos, algunos por obligación y otros por convicción; y segundo porque ya se pueden obtener rentabilidades que oscilan entre el 4% y el 6%.
Los centros de las grandes ciudades, donde se concentra la demanda de alquiler, los barrios mejor comunicados y las áreas próximas a las universidades o centros administrativos y de negocios son los mejores lugares para adquirir una vivienda que después se vaya a arrendar.  
Vivienda de reposición
A la espera de que el crédito vuelva a fluir, quienes ya cuentan con una casa en propiedad (aunque sigan pagándola) y deseen adquirir otra mejor (la denominada vivienda de reposición) constituyen otro de los segmentos que más facilidades tiene ahora para comprar.
Si para comprar no es necesario vender la casa actual, esa es sin duda la mejor de las situaciones posibles porque el comprador va a adquirir a precios muy interesantes, incrementa su patrimonio y, además, puede obtener rentabilidad alquilando esa primera residencia. Pero si, por el contrario, debe vender para poder comprar, lo primero es no pensar que va a malvender por el hecho de que los precios hayan descendido mucho en su barrio.
 Por comunidades, las que todavía hoy registran las mayores caídas anuales son Murcia, Extremadura, Castilla La Mancha y Castilla y León, con rebajas superiores al 10%.
 
Residencia de vacaciones, de Castellón a Cádiz, a elegir
 
Como quiera, del tamaño que prefiera, con mejores y peores calidades, cerca o lejos del mar, en la montaña y para casi cualquier bolsillo. Este podría ser el resumen de cómo es la oferta de vivienda de vacaciones.
En la Comunidad Valenciana las mayores caídas desde máximos se concentran en localidades tan turísticas como Torrevieja, con una depreciación media del 43%, Oropesa del Mar(-48,3%) o Gandía (-46%).
Parecida es la situación de Andalucía, donde la localidad almeriense de Vera, con rebajas del 43,5% lidera la clasificación de los lugares donde pueden encontrarse ahora auténticos chollos.
La provincia de Málaga es algo más cara, con precios que arrancan a partir de los 80.000 euros, lo mismo que ocurre en Cataluña. Otros destinos que también ofrecen ahora productos muy rebajados y bien localizados son AlicanteMurcia y la costa de Granada, sin olvidar Cantabria, aunque esta última con mucho menos stock en venta.