La escasez de oficinas de calidad en las zonas prime de Madrid disparará sus rentas más de un 20%

Los alquileres de oficinas en el centro financiero de Madrid sufrirán un incremento de hasta el 22% en los próximos 3 años ante la falta de edificios de calidad en el Paseo de la Castellana y alrededores, según un informe de Knight Frank. Las rentas en la capital fueron de las que más bajaron con la crisis, hasta un 35%, pero ahora se espera una recuperación del mercado, encabezado por el interés de las empresas tecnológicas.
El informe 'Global Cities' 2016 de la consultora inmobiliaria afirma que Madrid sigue la tendencia que inició el pasado año y pasa del segundo al primer puesto en cuanto al aumento del precio de las rentas en las oficinas situadas en las zonas 'prime' entre las 26 ciudades más importantes del mundo. Para Knight Frank, el aumento puede llegar al 22% en los próximos tres años por delante de Bombay (21%) y San Francisco (20%).
"No es exagerado hablar de un crecimiento del 22% teniendo en cuenta la escasez de disponibilidad de edificios de calidad entre el Paseo de la Castellana y alrededores. Estos edificios llamados de clase A apenas ocupan un 2% del total de m2 disponibles, la tasa más baja de Europa", afirma Humphrey White, socio director del Área Comercial de Knight Frank.
Pese a este incremento en las rentas en los próximos años, Madrid sigue siendo una ciudad barata respecto a los grandes centros europeos, como Londres o París, y muy lejos de otros centros de negocios como San Francisco, Sidney o Hong Kong.
"Madrid ha sido una de las ciudades con mayor ajuste desde el pico de mercado en 2007 de hasta un 35%, por lo que hay que contextualizar estos datos de incremento de rentas. Pero también ofrecen mayor recorrido para la recuperación", concreta White. "La rentabilidad de las zonas prime puede alcanzar el 4%, equiparándose con Londres o Frankfurt".
La escasez de oficinas de la más alta calidad (clase A) hace que los propietarios se animen a realizar obras de rehabilitación de los edificios, que pueden alcanzar unos costes de 1.000 euros/m2. Buscan un nuevo tipo de oficinas que se adapten a los nuevos clientes, preferentemente empresas tecnológicas.
En este papel sobre el cambio de tendencia en el sector y de cómo afrontar las mejoras, surge de nuevo el importante papel de las socimis. “Han atraído capital extranjero, han profesionalizado el sector y están apostando por las reformas en profundidad para dar mayor calidad a sus activos fomentando una nueva idea de oficina”, continúa Humphrey White.
White destacó el papel de Merlin Properties o Gmp que ya han anunciado la reforma y rehabilitación de sus principales activos de oficinas, como la sede de Sacyr o la Torre BBVA para mejorar la calidad de sus activos.
Desde Knight Frank estiman además que la contratación de nuevos espacios de oficinas alcancen los 420.000 metros cuadrados, y esperan que a partir del año que viene la cifra alcance los 500.000 m2, aún lejos de los 900.000 m2 alquilados en la mejor época del boom.