La vivienda, un valor al alza para los inversionistas

La vivienda ha vuelto a erigirse de nuevo como un valor refugio frente a otros productos financieros de forma que los compradores perciben nuevamente que éstas pueden revalorizarse a largo plazo (10-15 años) o bien pueden obtener rentabilidades interesantes si las ponen en alquiler.
Así lo destacó el director del gabinete de estudios del portal inmobiliario Pisos.com, Manuel Gandarias, que considera que “aún hay una demanda latente importante, fundamentalmente, por pisos de entre 100.000-150.000 euros”.
Sin embargo, y aunque la caza del "chollo" inversionista se intensificó en 2014 y se ha visto acompañada por una realidad hipotecaria que ha empezado a "desperezarse", el mercado laboral sigue sin recuperar el pulso, lo que no facilita el diálogo con unos bancos que ahora retoman el negocio tradicional.
El pasado año la brecha entre la oferta y la demanda se situó en 27.810 millones, un 7,5 % más que en 2013. De esta forma, la diferencia entre lo que ofrecen los vendedores y lo que buscan los compradores se incrementó en 2014 tras años de caídas, y se situó en el 25%.
Así, en 2014 el precio medio de la vivienda fue de 140.310 euros, lejos de los 220.500 euros que registraba en 2009. En cuanto a las expectativas de la demanda, el presupuesto bajó a 112.500 euros a cierre del pasado año.
El precio de salida más elevado se localizó en el País Vasco con una media de 217.500 euros, mientras que Aragón, Canarias o Castilla la Mancha se situaron en el lado contrario con 67.500 euros.
En cuanto a las rentas del alquiler, la diferencia entre las mensualidades por las que los propietarios anuncian los pisos y las rentas que indican los futuros inquilinos en sus búsquedas es del 13 %, un porcentaje que se ha reducido desde el 27 % que se registraba hace 5 años.
Las previsiones del portal Pisos.com apuntan a que el sector de la vivienda confirme su mejora y crezca en márgenes razonables este año, aunque todo ello dependerá de la evolución del mercado laboral, del ahorro de las familias y de la solvencia en los créditos.
En cuanto a la financiación, este medio augura una guerra de diferenciales hipotecarios en 2015, alguna medida fiscal que favorezca la compraventa de pisos dado que nos encontramos en un año electoral, un destacado papel de las socimis, y una mayor actividad gracias a los suelos enajenados por las administraciones públicas.