Los cinco consejos básicos para pedir una hipoteca.

 
Los diferenciales están bajando, los precios de la vivienda empiezan a tocar fondo y parece el momento propicio de comprarse una casa. para ello, lo primero es seleccionar un inmueble y echar números con los bancos para pedir un crédito. Se trata de un momento vital en el que un error nos puede condenar para los próximos 40 años. Por eso hay que ir con pies de plomo y seguir unos consejos básicos para no equivocarse. no preparar bien la documentación o fijarse solo en la publicidad de los bancos son dos errores que debemos evitar a toda costa.
En este sentido, estos son los 5 consejos básicos que debes seguir si quieres que tu hipoteca no se convierta en una pesadilla, según Juan Villén, responsable de idealista hipotecas.
1.- Mirar en muchos bancos: la gente, por lo general, cuando busca una hipoteca conoce las ofertas de las entidades que más se publicitan, pero no tienen por qué ser las mejores. Por eso, cuantas más solicitudes se hagan, mejor. recomiendo que los que van a firmar una hipoteca no solo se fijen en los bancos más grandes o con más sucursales, o en el banco del que se es cliente, ya que en ese momento dichas entidades pueden estar interesadas en no dar muchas hipotecas o en ponernos claúsulas que nos la encarezca
2.- No hacerlo todo a última hora: un error grave es el de buscar la hipoteca a última hora después de haber firmado el contrato de arras. En ese caso, hay que tener cuidado porque te puedes encontrar que te pidan más ahorros de lo que esperabas en un primer momento o que tarden en contestarte lo que puede provocar que al final acabes firmando la hipoteca con el único banco que se comprometa a dártela en el plazo que necesitas. No hace falta hacerlo con seis meses de antelación, pero el consejo es que sea con 2-3 meses de antelación.
3.-.Preparar bien toda la documnetación que exigen los bancos y saber explicarla: hay que conocer bien conceptos básicos como los ingresos que tienes, si tienes pagas extra, si tienes bonus anual, si has tenido periodos en los que no has trabajado o has cambiado de empresa… es decir, todo lo que sea importante para el banco a nivel de riesgo, ya que puede ser determinante para conseguir no solo la hipoteca, sino también buenas condiciones.
Otra de las cosas que ahora miran mucho los bancos es la procedencia de los ahorros, por temas de blanqueo de capitales. En este sentido, hay que saber explicar de dónde proceden: si lo tenemos porque nos lo ha prestado un familiar, si proviene de ahorros o si es de la venta de unas acciones, por ejemplo.
4-  No dejarse seducir solo por el diferencial del banco: en idealista hipotecas siempre decimos que al final todo lo que se firma en un contrato sale del bolsillo del solicitante de la hipoteca, ya sea una comisión de apertura, el tipo de interés inicial, los diferenciales, las vinculaciones o las comisiones de cancelación. Por lo tanto, hay que mirar los costes de la hipoteca en su conjunto. También es fundamental saber qué compromisos estamos asumiendo a futuro: no tiene sentido elegir una hipoteca con el mejor diferencial, si ésta nos obliga a realizar aportaciones a un plan de pensiones que no queremos o no podemos hacer, o a mantener un seguro que no consideramos necesario.
5.- Acudir a asesores imparciales: es importante que quien sabe de estos temas te asesore. Los bancos son buenos asesores pero son parciales. Una forma de contrastar es preguntar en muchas entidades para comparar o ir a asesores imparciales como idealista hipotecas. Eso sí, si decides consultar a un asesor, asegúrate de que no te comprometes a nada, no firmes documentos que te aten con dicho asesor, y no aceptes tener que pagar por el servicio ya que, como hacemos en idealista, en el mercado hay asesores que te consiguen las mejores hipotecas de forma totalmente gratuita.